A better life. Menos puede ser más.

Vaya por delante que no creo que una candidatura a los premios Oscar dé patente de calidad. Aclarado esto, me alegro mucho de que a Demián Bichir le hayan reconocido su trabajo en la película A Better Life. Más allá del mérito de este avezado actor, la obra contiene un discurso sobre la inmigración que merece la atención del gran público.

Sin duda, la gran baza de esta puesta al día de El ladrón de bicicletas (una de las películas que más veces ha visto Woody Allen) radica en su mesura. Aunque parezca paradógico, la renuncia consciente a manidos recursos cinematográficos contribuye decisivamente a darle mayor resonancia. Su naturalidad deja espacio para que el espectador se centre en lo más importante: las personas. Las inefables imágenes de un centro escolar, de una joven corriendo con su perro, de un policía en uniforme, poseen la elocuencia latente que da altura a esta película. A todo eso debe sumársele el aplomo de Bichir, que sobresale camuflando su innegable apostura y carisma.

Tomémoslo como un buen ejemplo de que la forma ha de plegarse al fondo y de los grandes resultados que puede alcanzar una obra cuando sabe dónde están sus puntos fuertes, que en este caso son sus actores. Muy recomendable.

Advertisements
This entry was posted in Cine, Uncategorized and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s