Comentario de foto: Sistema contra antisistema

Banquero contra estudiante

No te habías sacudido el sueño del todo cuando llegaste a la oficina y tus ojos se fueron instintivamente a la fotografía de portada del New York Times. Lo haces siempre que puedes porque rara vez te decepciona. Cuando no lo acapara el político o deportista de turno, éste suele ser un espacio de descubrimiento. Lugares diferentes cuya visión te abre la mente. Afganistán, Siria, Bután, China, Jordania, Portugal. En este caso, España.

La has visto y te ha chocado. Hombre de pantalón y camisa blande un palo para golpear a un joven de sudadera y rostro cubierto. Has pensado en Grecia. Tal vez Francia. Pero has leído Spain. Te ha admirado la diestra disposición de las piernas del banquero y el recio porte de lo que tiene entre manos. No puedes evitar la pregunta: ¿que habrá sido este señor antes de ser banquero? Te intimida considerar la posibilidad de que sea este hombre el mismo que te aconseje sobre donde guardar e invertir tu dinero, o si te conviene una hipoteca de tipo fijo o variable. Que te ofrezca algún producto financiero de última generación. Peor aún, que sea él quien decida si se te concede o no una hipoteca. Si va a ser rentable ese negocio que te gustaría iniciar. Si se procede o no al desahucio del lugar en el que vives.

Lo piensas e inconscientemente tu cuerpo se sienta en el sillón sin perder de vista la fotografía. Descubres el semblante relajado del señor de corbata que permanece dentro de la entidad. Nada que ver con la tensión en la cara de su colega. Y una vez más te asombra hasta dónde puede llegar un hombre para defender su oficina. Te preguntas si será esto lo que significa ser “un hombre de empresa”. Y si se llega a estos extremos frente al banco, qué no se hará por defender el coche de importación o el derecho de un hijo a estudiar en una universidad privada de EE. UU. Piensas eso y prefieres dejarlo ahí, y antes de constatar lo poco que vas a durar cuando se desate el armagedón.

Advertisements
This entry was posted in Comentario de foto., En el espejo, Ficción, Uncategorized and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s